¿Puede dañar el escáner de los aeropuertos nuestros negativos?

Siempre he tenido la duda de si el escáner de Raxos X de los aeropuertos podía ser perjudicial para nuestros rollos de película fotográfica. Hace un tiempo me recomendaron llevar mis cámaras analógicas y los rollos de negativos a la vista durante el embarque para depositarlos simplemente a la vista en el detector de metales y  así evitar que se pudieran dañar al pasarlos por la cinta que los conducía a un incierto escaneo.

Tras un tiempo buceando por internet he descubierto que los ingenieros de Kodak tienen publicado un estudio detallado acerca de cómo reaccionan nuestros rollos a dicha radiacióntib5201h

En éste se recogen los efectos que el paso por el escáner provocaría en nuestras fotografías, como halos, o lavados en la imágen. Con esto no quiero decir que los convierta en imágenes inservibles, quizás sea de cierta forma un valioso y único souvenir  de nuestro viaje.

Recomiendo su lectura a todas esas personas que disfrutan de su pasión por la fotografía analógica en otras partes del mundo y utilizan el avión como medio transporte. ¡Recuerda llevar tu cámara siempre contigo!

Efectos del escaneo por rayos X del equipaje sobre las películas (Página de Kodak en castellano)(PDF en inglés)

Exhibición de FilmSwap en el Forward Thinking Museum

Mi fotografía “Vértigo” ha sido seleccionada para una exposición en el Forward Thinking Museum. Se trata de una exhibición internacional de fotografías realizadas mediante la técnica de Film Swap.

Me alegra muchísimo que esta organización promueva estas obras realizadas con técnicas propias de la fotografía analógica. Y más todavía me alegra formar parte de este grupo de fotógrafos, que incluye viejos amigos y grandes fotógrafos “de carrete” a los que admiro desde hace tiempo, como son el suizo Jörg Richner (dreifachzucker), Toby Mason (fotobes) de Reino Unido, y el fotógrafo nipón Hodaka Yamamoto (hodachrome).

dreifachzucker vs. federico ferrari #43

underground sunflower field / 隧道に咲く

Dolphin Sky

 

La técnica llamada Film Swap va más allá de las dobles exposiciones, consiste en realizar dos series de fotografías sobre el mismo soporte físico. De esta forma, una vez terminado el rollo de película, se rebobina al completo para que, al volver a tomar fotografías, las dos series se superpongan.

Es habitual que, una vez terminado el rollo de película, éste se envíe a otra persona para que las imágenes de uno y otro se mezclen entre sí, y así crear fotografías de formas y colores aleatorios. Incluso cuando es una única persona la que lo realiza, los resultados son a menudo impredecibles, lo que lo convierte en una práctica muy divertida.

Vértigo

El Film Swap que el museo ha seleccionado para la exposición se llama “Vértigo” y es una doble exposición realizada en conjunción con mi viejo conocido David Roca alias almogaver.

Él disparo un rollo Kodak Elitechrome con su LC-a y, una vez terminado, lo rebobinó y me lo envió por correo postal. Cuando lo recibí lo introduje en mi cámara de plástico Holga, pero girado, para que la luz incidiera por el lado contrario. De esta forma conseguí el efecto redscale que le da ese aspecto de pesadilla estilo “Vértigo” de A. Hitchcock.

Tras realizar fotografías sobre todo el largo de la película pedí al laboratorio que me hicieran un revelado cruzado (revelar un carrete de diapositivas con el proceso de revelado de los carretes de negativos normales) para así realzar la fuerza de los colores y  el contraste.

Ese año, en 2010, almogaver y yo realizamos este experimento en dos ocasiones y más adelante repetí esta experiencia con otros fotógrafos de diversos lugares del mundo. Es muy divertido de realizar y constituye una de las experiencias más emocionantes de la fotografía analógica.

El proceso cruzado

El proceso o revelado cruzado consiste en intercambiar el proceso de revelado de la película negativa con el usado para revelar película para diapositivas.

Lo más habitual es el uso de película de diapositivas E-6 para revelarlo después después mediante el proceso del C-41. De esta forma se “saca el jugo” de la película, intensificando el contraste y el viñeteo, y deja a entrever claros colores dominantes según la variedad de película utilizada.

big wheel - vivitar uw&s

Se dice que surgió por accidente en un pequeño laboratorio, en el cual un operario se olvidó del rollo que se traía entre las manos, alterando su proceso natural. Desde ese momento ha sido un recurso muy a tener en cuenta si se quería destacar más los colores en una fotografía o hacerla más directa y ganar impacto. Hoy en día es una técnica muy extendida entre los fotógrafos analógicos, lomógrafos y demás artistas fotográficos.

Tanto es así que incluso aplicaciones para Smartphone como Instagram o la app de flickr, imitan estos procesos mediante filtros superpuestos a la imagen (que encontraréis con multitud de nombres parecidos a “Cross Process”, “XPRO”, etc.) e incluso existen paquetes de presets como VSCO Film para Ligthroom realizan procesos muy minuciosos para calcar los resultados que se obtienen con los medios de la fotografía clásica, en este caso, con el rollo de diapositivas. Pero bajo mi humilde opinión no lograré nunca mediante ningún filtro ni proceso de cualquier programa de edición, imitar los resultados que me ofrece la película analógica y las sensaciones que me provoca el uso de mis cámaras antiguas.

pixelizando

Ahí estaba yo, es decir Fer. Y mi druga, o sea, Sagra. Estábamos atrapados en el Mosaico de diapositivas, exprimiendo nuestras cámaras antes de que cayera la noche. En la Fuente del Mosaico se servían haluros de plata. Es decir, plata metálica tras el C41. Eso es lo que estábamos bebiendo. Eso nos aguzaba los colores y nos dejaba listos para una nueva sesión de ultraviolencia.